martes, 26 de septiembre de 2017

Barry Seal: El Traficante

El piloto multiusos”

FICHA TÉCNICA

Año: 1 de Septiembre 2017
País: Estados Unidos
Duración: 1hora 55minutos
Género: Biografía, Suspense, Crimen
Productora: Universal Pictures
Título: American Made







Lo mejor: -Es un no parar, es pura adrenalina.
Lo peor: -Profundiza poco en el tema político. 






Vamos con otra crítica más, hoy traigo a Barry Seal haciendo de chico de los recados para traficantes y gobernantes, una película que tenía muchas ganas de ver.
Y es que las cintas donde un don cualquiera, puede aprovecharse del estrambótico gobierno yankee y sacar provecho/billetes al estilo Juego de Armas, me tiene conquistado, me parece una tradición americana tan típica como el día de acción de gracia.
La trama no tiene mucho secreto, debido a que aún siendo una historia real, se han contado tantas “parecidas” a groso modo que no es una sorpresa inaudita, eso si, el director sabe como dejar su marca personal, aún por encima del ególatra Tom Cruise. 







Otro puntazo para la cinta biográfica de Barry Seal es su velocidad de sucesos, no cansa, es un no parar, una adrenalina constante, pilotada por un Tom Cruise haciendo de Tom Cruise, con unos secundarios que no hacen acto de presencia, excepto el pelirrojo, que después de unas muy buenas actuaciones, aquí se estrella.
En fin, es una película muy fácil de ver, de esas que siempre pasan cosas, aunque esas cosas sean ir de un lado a otro transportando diferentes mercancías, pero su acelerado ritmo no da lugar a bostezos. 







El mensaje principal es que te puedes fiar más de los cárteres de la droga que del gobierno. Eso y que, cualquiera puede introducirse en la brecha ¿legal? Que provoca la guerra en un país tan orgullosamente patriótico como es EEUU. Y es que es casi absurdo, las gilipolleces que se llegan a cometer en nombre de una bandera, un país que desde fuera parece tan serio, y cuando pones la lupa sobre según que organizaciones, es un país de pandereta (que esto mola mucho decirlo para lo nuestro, y lo usamos poco para otras naciones pandereteras).







Pone los pelos de punta, ver como si de un tampax se tratase, una vez que ha realizado sus servicios, se tira al retrete. Un final ¿lógico? A toda la parafernalia creada entorno al tráfico de favores.
En fin, no quiero alargarme mucho, Barry Seal me aportó justo lo que buscaba, una historia ridícula digna del sueño americano, contada a una velocidad escandalosa que no da tiempo a plantearte lo horripilante que es la política yankee cuando hay guerra de por medio. 



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...